Transformación digital de las empresas a través de los CIO

Posted by Redaccion on 7/03/17 10:00

Frente al espectro de la súbita irrupción digital, algunos CIO ya han comenzado a tomar las medidas necesarias para prepararse ante la transformación que se requiere. Al hacerlo, están creando relaciones, mayor agilidad y mejores capacidades para ayudar a que sus organizaciones logren sus objetivos de negocios. Sin embargo, aún hay muchos que no cuentan con un enfoque estratégico para impulsar un cambio organizacional.

Algunas buenas prácticas que se pueden llevar a cabo son:

  1. Promover activamente el desarrollo de la visión y estrategia digital

El desafío número uno es una falta de visión. Dado la relativa novedad de la irrupción, es perfectamente comprensible. La mayoría de las veces no se tiene un sentido de urgencia para actuar, sin embargo, los CIO pueden usar sus relaciones existentes para educar al equipo directivo sobre el valor de la tecnología digital, las oportunidades y amenazas, y las prácticas que otros líderes digitales están aprovechando para incrementar su diferenciación competitiva.

Para ello, los CIO deben hacerse dos preguntas iniciales: “¿Qué somos como organización?” y “¿Cómo puede el digital ayudarnos a lograrlo?”.

  1. Invertir en habilidades y capacidades digitales

Responder a la irrupción digital requerirá desarrollar enfoques innovadores, identificar e implementar nuevas tecnologías, y dominar nuevas habilidades y capacidades. Esto también requerirá nuevos talentos y asociaciones.

Sin embargo, muchas de estas nuevas habilidades son escasas. Según una investigación de KPMG, más de un tercio de los encuestados dicen que carecen de grandes datos y análisis de las habilidades que necesitan; a su vez, casi una cuarta parte carece de las habilidades móviles necesarias. 30% menciona que están buscando analistas de negocios y alrededor de un cuarto dice que le faltan habilidades relacionadas con la gestión del cambio y estrategia.

Además de estas habilidades técnicas, los líderes requieren capturar y retener las habilidades humanas y las capacidades necesarias para mejorar la alineación del negocio.

  1. Arquitectura digital

La mayor parte de la atención se da en torno a las capacidades, alrededor de móviles y aplicaciones para clientes, pero el digital va mucho más allá de estas innovaciones: requiere la digitalización de procesos e integración.

La mayoría de las empresas tienen una infraestructura heredada que tiende a ser compleja, rígida y consume tiempo, así como costos para proveer, mantener e integrarse con nuevas iniciativas. Esto a menudo se convierte en una barrera para la velocidad y la agilidad necesarias para ejecutar una agenda digital.

La arquitectura de TI (Tecnología de la información) para la tecnología digital proporciona dos beneficios clave. En primer lugar, el rápido desarrollo y la disponibilidad de servicios públicos, privados y entornos híbridos, lo que representa una alternativa para hospedar tanto nuevas soluciones como la migración de aplicaciones existentes; en segundo lugar, un entorno simplificado es mucho más fácil y rápido para integrar nuevas capacidades digitales.

  1. Adoptar medidas flexibles de suministro

Los CIO de hoy y sus organizaciones tienen que apostar a la transformación de TI para incrementar la velocidad y agilidad que sus usuarios exigen. Sin embargo, esta transformación requiere adoptar nuevos modelos.

En lugar de construir todo internamente, debes considerar compradores, es decir, clientes y partes interesadas, junto con vendedores o proveedores de servicios para resolver un problema de negocio.

Este enfoque se basa en la creciente adopción de tecnología y permite a la empresa aprovechar el creciente ecosistema de servicios basados en la nube, invirtiendo menos tiempo en proyectos y más tiempo en estrategias y esfuerzos de innovación. El uso de las TI puede ayudar a identificar, a compartir las mejores prácticas, y a estandarizar y optimizar los procesos de negocio.

  1. Adoptar la cultura de la colaboración, innovación y velocidad

Las organizaciones deben pensar en todo, incluyendo sus procesos internos. El espacio digital es un multi-dispositivo mundial donde la calidad se mide no por los horarios o los presupuestos, sino por la experiencia del usuario, incluyendo tanto clientes externos como empleados.

Los clientes esperan poder hacer negocios dondequiera que estén, con cualquier dispositivo. Asimismo, para los empleados el trabajo se está definiendo como algo que “se hace”, en vez de un lugar al que “se debe ir”.

La transformación digital opera en cualquier momento, en cualquier lugar, en cualquier entorno de dispositivo, junto con un ritmo de cambio cada vez mayor, por lo que requiere organizaciones innovadoras que de forma rápida e interactiva se implementen sobre la marcha. No todas las iniciativas se alcanzan de inmediato el éxito, pero estos fracasos deben ser tratados como valiosas experiencias de aprendizaje.

  1. Evolucionar y legislar para innovar

La irrupción digital está impulsando la innovación en los negocios, desencadenando nuevos productos y servicios, y cambiando radicalmente cómo las organizaciones se relacionan con los clientes. La idea es que las organizaciones intensifiquen su innovación para que el negocio sea competitivo. Sin embargo, el comité directivo de una empresa se convierte con demasiada frecuencia en una barrera.

El CIO debe trabajar con liderazgo para definir un marco de gobernabilidad que fomente la innovación, así como gestionar espacios de diálogo. Los foros son una oportunidad para educar a otras partes interesadas sobre la importancia de un enfoque equilibrado. Las principales organizaciones implementan el gobierno corporativo digital, que supervisa activamente la evolución de la tecnología, se adapta y toma riesgos de una manera proporcionada.

Topics: Transformación digital